Saltar al contenido
Blog Dónde ver cascadas en Mallorca

Dónde ver cascadas en Mallorca

    ¿Quieres ver cascadas en Mallorca? Esta idílica isla es conocida por sus impecables paisajes naturales. Cuenta con cantidad de playas hermosas, balnearios, montañas de caliza y un patrimonio arquitectónico de primer nivel. Si quieres ver diferentes estampas en una misma ubicación, no te faltarán opciones en este punto del archipiélago balear. Una de las actividades más interesantes que puedes hacer es una ruta de cascadas en Mallorca, pues estos saltos de agua conquistan a viajeros y lugareños en todas las épocas del año y prometen regalarte la mejor instantánea de la temporada.

    Es posible realizarlas haciendo senderismo, pues la isla cuenta con numerosas rutas de senderismo habilitadas para los más deportistas y los que quieren disfrutar de la naturaleza a pleno rendimiento. Si prefieres hacerlas en coche, ¡también tienes opciones! Puedes alquilar un coche en Roig cómodamente para acercarte a las cascadas que más te gusten sin renunciar a tener que esforzarte demasiado.

    ¿Quieres saber dónde ver las cascadas de Mallorca más interesantes? ¡Te lo podemos fácil! Hemos seleccionado los mejores lugares donde ver cascadas en Mallorca para que puedas organizar tu excursión sin que te falten ideas. Presta atención a esta lista y deléitate con los paisajes más impresionantes de la isla balear más bella.

    Cascadas Salt des Freu en Serra de Tramuntana

    Hacer un recorrido por la Sierra de Tramuntana es una de las actividades más populares para las personas que visitan Mallorca, ¡un paraje excepcional! El paisaje tan particular y bello que surge en esta zona de la isla ha hecho que fuera declarada como Patrimonio de la Humanidad en el año 2011, así que los visitantes serán auténticos privilegiados en esta ubicación.

    Tendrás mucho que ver en esta conocida sierra, pues en ella se encuentra Sa Foradada, un mirador desde el que podrás disfrutar de las mejores panorámicas de la isla; los Jardins d’Alfàbia, una finca cargada de historia; Torrent de Pareis, espectacular formación rocosa natural que decora el horizonte y, cómo no, las cascadas de Salt des Freu.

    El Salt des Freu es una cascada que, en realidad, está compuesta por varios saltos de agua que la hacen muy especial. A diferencia de otras muchas, esta se encuentra en medio de la espesura y frondosidad del bosque, por lo que es todo un espectáculo para los sentidos encontrarse con ella.

    Hay variedad de formas de llegar a ella, ya que es uno de los atractivos más visitados de Mallorca. La forma más rápida y sencilla es mediante la carretera Ma-2100 que va de Bunyola a Orient, dejando el coche aparcado al llegar al kilómetro 8,5. Después, solo hay que seguir las indicaciones de los carteles dando un paseo y disfrutando de las bondades del paisaje.

    ¿Un truco? Lo ideal es ir temprano con ropa cómoda para ir caminando por el bosque y disfrutando de todos los atractivos de la sierra de Tramuntana sin molestias. Si llegas en mitad del día puede que encuentres a más viajeros, ¡es un punto muy cotizado! Así que lo podrás disfrutar todo mucho mejor si no se te pegan las sábanas el día de la excursión.

    Si acabas derrotado de caminar, observar el paisaje y hacer tu ruta por la sierra, debes saber que encontrarás incontables calas para reposar antes de retirarte. Escoge entre Sa Calobra, Cala Deià, Cala Tuent, Cala Figuera o Cala de Llucalcari, ¿cuál te seduce más para relajarte al final del día?

    Cascada en la Reserva del Puig de Galatzó

    La Reserva del Puig de Galatzó se encuentra a las afueras de Puigpunyent y también pertenece a la misma sierra de Tramuntana, ¡no tiene pérdida! Esto significa que puedes hacer una ruta para deleitarte por estas dos ubicaciones en un mismo día y disfrutar de todo lo que ofrece este entorno natural.

    En esta zona no encontrarás una imponente cascada como es el caso de Salt des Freu, pero puedes hacer un entretenido recorrido de senderismo en el que te toparás con otras de un tamaño más pequeño que son muy bonitas y ponen la guinda al entorno.

    Disfrutarás de la flora y fauna más auténtica de la isla en una excursión para el recuerdo. Si llegas hasta el final del recorrido, ¡te encontrarás con una sorpresa! Hay una ubicación con varias cascadas y piscinas integradas en el entorno para darte un merecido baño. Es especialmente divertido si vas en un momento en el que el clima acompañe o directamente en la temporada de verano.

    Cascada de Cala Banyalbufar

    ¿Buscas tener playa y cascada en una misma ubicación? La isla también te ofrece esta posibilidad de ensueño digna de postal. En el pueblo de Banyalbufar se encuentra una encantadora cala que verás en la zona más baja de esta población. Mientras llegas hasta ella, tendrás la oportunidad de hacer un poco de turismo en el caso de que no conozcas la zona.

    En esta estupenda playa se crea una ladera por la que cae una suerte de cascada natural que los bañistas emplean para enjuagarse después de darse sus baños en el mar. Además, en la propia cala podrás pasar un día fantástico tomando el sol, practicando esnórquel o curioseando por los antiguos y coquetos refugios de los pescadores que se encuentran en este lugar.

    Cascada en La Granja de Esporles

    La Granja d’Esporles es una construcción antigua que se ha convertido en un museo muy interesante sobre la vida rural en Mallorca a lo largo de muchos siglos. Si te decantas por esta excursión, podrás hacer una jornada muy completa en la que disfrutar de una experiencia cultural, histórica y también paisajística. 

    Solo con ver las instalaciones ya te quedarás prendado: tanto en el interior como en el exterior. Están rodeadas de jardines de una belleza memorable que querrás recorrer, una hermosa fuente natural que te espera para darte la bienvenida con el agua más fresca y una cascada natural que finaliza donde se ubica un bonito puente que completa la visión, para hacerla más especial todavía.

    Cascada de Molins des Llinars en Pollensa

    En Pollensa encontrarás una serie de molinos situados en la ladera. Para que estos puedan funcionar perfectamente, van a aprovechar el agua que cae de la pendiente de la propia ladera haciendo una interesante corriente. Los Molins des Linares funcionaban gracias a la obra y gracia de la cascada natural hasta el año 1958.

    En la actualidad vas a observar como muchos de ellos se están reconvirtiendo en viviendas y alojamientos, por lo que la zona está sufriendo un importante cambio de aspecto. Sin embargo, los días en los que hay lluvias abundantes, puedes disfrutar de la bella cascada que se crea y cae con elegancia.

    Cascada des Torrent des Lli

    El Torrente des Lli y el torrente des Salt de Vistamar están ubicados en el término municipal de Valldemossa. En este destino puedes descubrir cascadas que no son tan famosas ni conocidas como las que te mencionamos anteriormente en esta lista. Sin embargo, encontrarás mucho encanto en el lugar y la oportunidad de hacer un poco de turismo tranquilamente, sin tantos viajeros a tu alrededor.

    Desde la Marina de Valldemossa podrás observar cómo se forma una cascada impresionante y de gran belleza en los días en los que la lluvia acompaña. El salto de agua llega a ser de nada menos que 50 metros de altura.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.