Saltar al contenido
Blog Piscinas naturales de Mallorca

Piscinas naturales de Mallorca

    ¡Descubre las piscinas naturales de Mallorca más alucinantes! Y es que Mallorca es uno de los destinos turísticos favoritos del Mediterráneo. La isla, que cuenta con ese particular encanto vestido de sus pueblos de casas blancas, playas de ensueño y rincones naturales únicos, ofrece para los más aventureros un abanico de posibilidades. Desde recorrer la Sierra de la Tramuntana, realizar rutas de senderismo o visitar una piscina natural Mallorca.

    Ahora es posible ser tu propio guía turístico gracias a empresas como Roig, que ponen a tu disposición vehículos de alquiler para viajar en solitario, en pareja o en familia por toda Mallorca. Descubrir Mallorca al completo, sin horarios y sin más plan que el de disfrutar de todo cuanto ofrece la isla, es una de las principales ventajas de apostar por alquilar un vehículo al mejor precio con Roig 

    A continuación, te dejamos un repaso de las mejores piscinas naturales de Mallorca. ¡Simplemente espectaculares! 

    Piscina natural de Sa Punta de n’Amer

    La piscina de Sa Punta de n’Amer es una de las más apreciadas de la isla y su acceso no es demasiado complejo. Se puede llegar a ella en una media hora desde el parking de la Torre de Sa Punta de n’Amer, que se conoce también por el nombre de Es Castell.

    Desde la entrada de la torre, se toma el camino en dirección a Sa Coma, que queda a la izquierda si se mira la entrada y es el más ancho. Después de unos 400 metros el camino permite tomar otro desvío también a mano izquierda, que lleva a la parte alta de las canteras, ofreciendo una panorámica de las que no se olvidan. 

    Desde ahí se pueden encontrar varias rutas para bajar, algunas de ellas más sencillas para niños o los menos dados al campo a través. Abajo espera la piscina natural, donde el mar y la piedra tallada se encuentran en un contraste tan llamativo como bonito. El agua se cuela entre las rocas y da lugar a toda una serie de pequeñas piscinas naturales que ofrecen un baño muy agradable

    Piscina natural de Cala Egos

    La piscina natural de Cala Egos ha recibido en los últimos tiempos un gran aumento de su popularidad, gracias concretamente a las espectaculares fotos del lugar que han llegado a redes sociales como Instagram o Facebook. 

    Para llegar a ella hay que salir de Palma en dirección a Cala d’Or, pasando por el municipio de Santanyí. Ya en Cala d’Or hay que seguir en dirección hacia Caló de Ses Gos, buscando los Apartamentos las Rocas, situados en la Avenida es Fortí. Localizados estos, solo queda aparcar donde sea posible y echar a andar por el sendero situado en la rotonda número 18, tomando el sendero de la derecha que nos lleva a una zona de rocas frente al mar. 

    Y aquí, antes de llegar, podremos disfrutar de unas vistas privilegiadas como pocas, pues la piscina se encuentra a cierta altura. Se trata de una piscina que no es natural del todo en realidad pues, aunque el espacio en que se ubica sí lo es, el agua salada del mar llega a esta bombeada por mano del hombre. 

    El lugar es un rincón muy agradable en que disfrutar del paisaje y la refrescante agua, que tiene un encanto muy particular al haber sido pintadas las rocas de la piscina de ese azul claro que hace pensar en piscinas y que tanto contrasta con las rocas de alrededor. 

    Piscinas naturales del Delta de Llucmajor

    En Delta de Llucmajor encontramos otras de las piscinas naturales de Mallorca. Son mucho más naturales y se puede llegar desde el Mirador del Delta. Cuentan, además, con la ventaja de que se puede aparcar relativamente cerca, donde además hay un bar-restaurante muy conocido. 

    El mirador ofrece la vista a dos zonas de piscinas naturales, la costa hacia Cap Blac a la izquierda, donde la piscina está formada por el resguardo de una roca que parece aislar en parte una entrada al mar, y la costa hacia Calvià a la derecha, con piscinas de antiguas canteras de marès. Ambos rincones son preciosos y merecen igualmente una visita, pues son además muy diferentes. 

    Piscina natural Racó de sa Fragata

    También conocida como Es Clot d’es Moro, esta piscina natural, que es en realidad una pequeña cala, se encuentra situada cerca del mirador de la Isla del Toro, junto a una zona militar cerrada al público que suele ofrecer una visita más tranquila. 

    Se llega mediante una escalera bastante larga desde el mirador, bastante empinada y que se tarda unos 20 minutos en bajar y algo más de tiempo en subir, en un trayecto al que hay que prestar atención para ceder el paso cuando sube o baja más gente, pues no hay agarres o barandillas de ningún tipo. 

    Abajo espera la cala en la que, aunque no se puede pescar ni practicar buceo, el baño es más que recomendable y la zona es preciosa. La subida de vuelta, eso sí, puede hacerse un desafío para niños o adultos menos acostumbrados.

    Todo lo que necesitas para disfrutar de las piscinas naturales

    Muchas de estas piscinas naturales de Mallorca no lo son del todo, pues se han producido por la presencia de antiguas canteras de marés, que es el nombre que se da en Mallorca a un tipo concreto de roca arenisca bastante común en la isla. 

    Usada tradicionalmente y aún a día de hoy como cemento natural, la piedra de marès se forma o bien por procesos de erosión o, como es más común en Mallorca, mediante la mezcla de conchas fósiles y arena, motivo por el cual una gran cantidad de canteras de marés se encuentran en primera línea de mar y han dado forma a algunas piscinas naturales después. 

    El marès forma parte de las raíces de la isla de forma muy literal, encontrándose en la construcción de edificios tan icónicos de Mallorca como el Palacio de la Almudaina o la Catedral de Palma.

    Visita con niños a las piscinas naturales

    Antes de pasar a la ruta piscinas naturales, es importante hacer mención a que el acceso a todas ellas no siempre es fácil, motivo por el que muchas se conocen como piscinas naturales secretas de Mallorca. Debido a esto, acceder a ellas con niños pequeños puede ser complicado, pero por otro lado, privar a los más peques de que disfruten de estos únicos paisajes sería también una lástima. Por este motivo, hay algunas precauciones y recomendaciones que se pueden tomar para que, con cuidado, los niños también puedan disfrutar de su visita. 

    Como es lógico, es muy importante que todo el mundo, especialmente los niños, lleven calzado deportivo que proporcione un buen agarre al suelo. La mayoría de trayectos a las calas o piscinas son de corto recorrido, pero aún así consisten en terrenos pedregosos o de tierra, por lo que es mejor prevenir accidentes. Después, una vez llegados a la zona, es mejor cambiar el calzado por zapatos de agua. 

    Otro detalle es que en estos lugares suele haber muy pocas sombras, por lo que el protector solar de factor alto es vital para todo el mundo, pero sobre todo para los peques. Finalmente, llevar agua y algunos bocadillos o piezas de fruta hará mucho más agradable la estancia, puesto que no hay servicios de ningún tipo en estos lugares. Recordad aquí: lo que viene con nosotros se vuelve también con nosotros. Es importante proteger estos espacios para que todo el mundo pueda disfrutarlos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.